Novedades

Por: comKids (Redactor)

Por Valerio Fuenzalida
Facultad de Comunicaciones
Pontificia Universidad Católica de Chile
Publicado en El Mercurio – 12-08-2016. P. A2

Cuando el actual Gobierno plantea el proyecto de un canal infantil de TV es necesario analizar su valor socio-educativo. El análisis tiene dos aspectos: uno es el cambio en la concepción académica del niño-audiencia y el segundo es preguntarse acerca de la calidad educativa en TV infantil. Con el conocimiento procurado por la neurociencia del niño se ha abandonado la perspectiva conductista acerca de un niño internamente vacío. La neurociencia verificó las capacidades internas del niño; la educación es el desarrollo de las competencias internas del niño, entre ellas la inteligencia emocional postergada por la educación convencional. Otras bases académicas que han influido en una nueva relación con el niño son los conocimientos acerca de las etapas de desarrollo evolutivo, la fruición de la entretención en el juego y la ficción, y  la actividad construccionista en el aprendizaje.

valerio_fuenzalida

Valerio Fuenzalida, en taller impartido en la 2a Versión del Diplomado Internacional en Contenidos Audiovisuales para público infantil, realizado en la Universidad Santiago de Cali, Colombia.

Los nuevos conocimientos han impulsado la creación de nuevos programas infantiles de TV y de canales infantiles segmentados, que comienzan a aparecer desde fines de los ´90. La revisión de unas decenas de estos nuevos canales infantiles y de los nuevos programas emitidos permite formular diez nuevos criterios de calidad en TV infantil. 1. Calidad es hoy la creación de canales segmentados para el niño, con identidad de canal infantil. Los niños se han trasladado a estos canales abandonando las franjas en TV generalista. El horario aproximado va de 06.00-22.00 horas y el horario restante es programado por una señal cultural o juvenil. 2. Calidad es poner a los niños en el centro del canal como programación y como audiencia; esto es, el foco no son funcionarios de agencias, ni capacitación de maestros, ni intereses comerciales. 3. Calidad es la Emisión/Recepción en multiplataforma con Video on Demand y Streaming (recepción ubicua, en diversos dispositivos, y en cualquier momento), y con realizaciones multigénero (canciones, adivinanzas, puzzles, humor, y otros). 4. Calidad es la realización/programación segmentada por edades según la evolución del desarrollo infantil en motivaciones internas y en competencias perceptuales.

En la realización de los programas, aparecen otros cinco nuevos criterios de calidad. 5. Calidad es proponer interactividad del programa en pantalla con el niño-audiencia; se busca romper el espectáculo y volver activo al niño-audiencia con desafíos a sus capacidades cognitivas y perceptuales. 6. Calidad es representar dentro del programa al niño-audiencia como hábil y competente; con las capacidades internas socio-emocionales, tales como creatividad, imaginación, curiosidad, desafío a sus competencias, protagonismo activo hacia metas, identidad de la diversidad personal, y otras. 7. Calidad es producir programas lúdico-entretenidos donde se revaloriza el formato narrativo de la fábula ficcional y las emociones positivas de los niños como base del aprendizaje. 8. Calidad educativa en esta nueva TV es contribuir al desarrollo de las competencias internas del niño como actividad, autonomía, autoconfianza, autoestima, colaboración grupal en la diversidad, autoanálisis, resiliencia ante problemas y adversidades. Aquí aparece el aporte socio-emocional de la nueva TV, propio pero complementario al aporte cognitivo de la Escuela.

La nueva conceptualización de la TV valoriza el nivel de la recepción por la audiencia. 9. Calidad es fortalecer la recepción constructivista en el aula parvularia con apoyo de las maestras. La actividad constructivista de los niños en el aula se ha demostrado indispensable para la interpretación de la significación de la historia, para la adquisición de independencia y selectividad ante los programas televisivos. 10. También desde la recepción, otro criterio de calidad es proponer el aporte del hogar para la conversación constructivista familiar con los niños, y construir confianza socio-familiar hacia el canal.

Con estos nuevos criterios de calidad un canal público infantil puede tener un valor social masivo ya que contribuye a la calidad de la educación, en particular contribuye a la calidad en la educación parvularia. Se debe recordar que hoy se estima que la cobertura y calidad en la educación parvularia es la inversión más rentable en educación.

Dirección electrónica del autor: [email protected]

Imagen de la front: Valerio Fuenzalida, extraída de la página web de Pontificia Universidad Católica de Chile. goo.gl/mB3T8y