Monstruos urbanos en “O dia que acordei diferente”