Columnista

Aldana Duhalde

Por: Aldana Duhalde

Hoy mi cruce es con Juan Pablo Zaramella (mira acá la otra charla entre nosotros),  realizador multifacético. Sus creaciones “Viaje a Marte”, “Sexteen”, “Luminaris” y tantas otras han sido reconocidas en los más importantes festivales y sus criaturas son amadas por un público  extensísimo de todas las edades y en el mundo entero. No exagero. 

AD- “Viaje a Marte” es una producción muy tuya adorada por chicos y adolescentes. Pero nunca la pensaste específicamente para este target. ¿Qué crees que descubriste ahí y cómo sigue este camino?

Z- Aunque “Viaje a Marte” (cuyo protagonista es un niño),   y el proyecto que tengo ahora,  sean universos que se acercan mucho al mundo infantil,  sinceramente son ideas que llegan así. No es que yo me cuestione qué puedo hacer para gustarle a los chicos. Nunca pensé en esos términos. Pienso en cosas que me gustaría hacer, que a mí me interesan desarrollar y me mando. Sin embargo, tal vez el contacto con el mundo infantil surja porque lo que estoy haciendo hoy es una extensión de esas actividades que hacía desde que era muy chico: dibujar, grabar voces con mis amigos, hacer películas en papel de calcar en los proyectorcitos Cine Graf. Todo aquello es el inicio de algo que nunca se cortó.  Esos juegos de infancia se convirtieron en la necesidad de hacer películas.  Yo creo que ahí está  la conexión.

viaje a marte3

AD -¿Y quién es “El hombre más chiquito del mundo”?

Z –Yo no … (se ríe). Es un personaje que mide solo 15 cm.  Es el protagonista de un proyecto de serie en stop motion que estoy trabajando ahora.  Él vive en el mundo y quiere poder vivir la vida como cualquier otro. No va a manejar un auto chiquito, va a manejar un auto grande, tiene una casa “normal”, va a ser lo que cotidianamente hacemos todos pero luchando contra el problema de ser tan chiquito.  Los gags que plantea la serie surgen de este contraste: un hombrecito en el mundo real.

Foto personal (en su canal del facebook)
Foto personal del hombre más chiquito del mundo (en su canal del facebook)
Foto personal
Foto personal del hombre más chiquito del mundo (en su canal del facebook)

AD-Y lo hiciste otra vez! No llegar a un grifo, ver a un adulto desde abajo como un gigante,  no poder alcanzar un juguete en el estanteEl hombrecito condensa la frustración literal con la que convive un niño por su tamaño y la metáfora del hombre adulto frente a las dificultades.

Z –Sí, totalmente. Es el punto.  Básicamente es un tema universal. ¿Quién no se sintió chiquito alguna vez frente a algún problema? Creo que ese es el gancho a todos nos pasa, de una u otra manera, en una u otra situación que algo nos queda grande.

AD-Y con respecto a las posibilidades económicas de materializar los proyectos: ¿sos ya un nombre que no necesita pedir que lo apoyen o sos El Hombrecito que aún debe convencer a los capitales para  que financien sus ideas?

Z –Es más fácil ahora que hace algunos años.  Hoy toco una puerta y me la abren por lo menos. No tengo que estar esperando indefinidamente como cuando empecé. Ya tengo acceso a un montón de productores -no es garantía de que me digan que sí- pero al menos saben quién soy, me escuchan con ganas. Para mis proyectos más personales como los cortos, todavía elijo una cierta independencia y la ayuda la acepto con condiciones, sé perfectamente cuál es el límite hasta el cual voy a ceder.

“El hombre más chiquito del mundo” es distinto. Es una serie. Lo planteo como un producto. Seguramente trabajaré con un equipo. Soy permeable con este proyecto.  Se va armando con lo que va surgiendo, sumando reacciones, estando atento a lo que le sucede y lo que puedo hacer con eso.

AD- Y supongo que por sus 15 centímetros, además de dificultades debe tener ventajas…

Z- Sí claro… puede viajar en un bolsillo o adentro de un sobre y enviarse por correo a sí mismo a cualquier parte del mundo… Son muchas las ventajas, su tamaño le permite entrar en lugar donde nadie entra. No tiene que pedir permiso. Tiene impunidad para muchas cosas…

Foto personal
Foto personal del hombre más chiquito del mundo (en su canal del facebook)
Foto personal
Foto personal del hombre más chiquito del mundo (en su canal del facebook)

AD-Y acá también aparecen las ganas infantiles de no tener que pedir permiso… y con mucho sentido del humor…

Z- Si pasar desapercibido es muchas veces una gran virtud. A mí me atrae lo imprevisible,  el absurdo. Y siempre me gustó el humor como la manera más directa de llegar al público. Más allá de que el producto que estés haciendo sea o no humorístico, te permite ganarte al público de una manera muy directa. Si el público se rió, ya te ganaste su simpatía, entraste como en confianza y te va a creer más fácilmente todo el resto. Eso es lo que me parece que no puede faltar, el humor aunque sea como condimento…

AD-  Y hablando de condimentos ¿Te sentís Argentino, Latinoamericano o sin fronteras?

Z- Me siento más sin frontera, pero me gusta que en algunos proyectos se note claramente desde qué lugar geográfico vienen las ideas. El corto que estoy realizando ahora por ejemplo, tuve posibilidades de grabarlo en otros lados, pero lo quiero hacer acá. Hablado en español.

Me pasó con “Viaje a Marte”, que fue una decisión que los personajes hablaran en argentino y que los paisajes fueran claramente  argentinos. Es el universo en el que me moví toda mi vida. Es lo que conozco.  Es de donde son mis personajes. No puedo dirigir a un personaje de estos hablando en inglés.

AD- Y en términos generales, ¿crees que existe hoy una “producción latinoamericana” con identidad propia?

Z- Y la verdad es que más o menos. Sí en casos aislados. Sacando estas excepciones, la sensación general es que cuando hay mucho profesionalismo hay muy poca identidad y cuando hay identidad los proyectos son muy amateurs.  La industria no está interesada en lo auténticamente regional y las grandes producciones tienden a diluirse en un modelo que está planteando EEUU o Europa. Me gustaría ver que la identidad se extienda más allá del lugar en el que transcurre la historia y de cómo hablan los personajes. En América Latina hay una identidad visual muy fuerte que aún no veo reflejada en todo su esplendor.

AD- Si tuvieras que describir el mayor momento de felicidad en tu trabajo…

Z- Un momento que me gusta mucho, es cuando estas editando y ves que esa idea que pensaste empieza a funcionar. Y ojo, se puede parecer o no a tu idea original, pero la ves funcionando, y ves que la historia crece llegando más allá de lo que fue su punto de partida: te das cuenta de que se pudo crear ese universo.

Y después, fundamental, el momento de probarlo con la gente. Porque una cosa es sentir que a vos te funciona, pero luego me pregunto ¿el resto verá lo que yo estoy viendo? Y cuando ves que el público lo ve,  que siente lo que vos querías transmitir en tu historia es algo muy muy satisfactorio.

el hombre mas chiquito

Para saber más sobre Zaramella y sus proyectos en marcha, acá.

Para hacerte amigo/a de “El hombre más chiquito del mundo” (donde pueden verse sus increíbles aventuras): mira en el facebook.

Compartilhe:

   
Aldana Duhalde
Aldana Duhalde

Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social, es periodista, desarrolladora de proyectos, realizadora, docente y asesora internacional, especializada en medios, sociedad y contenidos audiovisuales para la infancia.