Supergigante: explosión entre la primera pérdida y el primer beso